El enemigo de las relaciones II: Las expectativas

El enemigo de las relaciones II: Las expectativas

En el anterior artículo escribía acerca de uno de los enemigos de las relaciones: pretender que el Otro sea perfecto. No somos muy conscientes cuando lo hacemos. Sin embargo en cada conflicto relacional late este movimiento: esperar que el Otro se comporte como a nosotros nos gustaría.

 Esta búsqueda de que la realidad se adapte a nuestro deseo, está muy relacionado con el nivel de expectativas que cada uno tiene. La mente lógica constantemente está construyendo expectativas sobre la realidad, es parte de su función. Constantemente está construyendo futuros y teorías sobre las cosas. Esto no es ni bueno, ni malo. A veces nos ayuda en nuestro funcionar cotidiano. Y sobre todo nos provee de una buena cantidad de «seguridad «. Nos hace sentir que el mundo es seguro y confiable. Que tenemos cierto control (locus de control). Nos quiere hacer creer eso, más bien.

CUANTO MÁS INSEGURO ME SIENTO, MÁS EXPECTATIVAS GENERO

Es una forma de control sutil, que me permité gestionar el nivel de ansiedad y angustia que me pueda provocar un evento.

frases-de-Fritz-Perls-Oración-De-La-Gestalt

EXPECTIVAS Y RELACIONES

La cuestión de las expectativas se complica en las relaciones, por que si ya es dificil intentar controlar cuestiones de la vida, meternos a intentar controlar al Otro, es una batalla perdida: Poner expectativas propias en el Otro, es una forma de control y es la mayor fuente de chascos y desilusiones en las relaciones.

Claro que me puedo permitir desear que fuera de otra manera…pero pretender que sea así,…ya es harina de Otro costal.

En las relaciones es fiftyfifty, 50% de cada parte. Ni más ni menos.

Claro que me puedo permitir pedir al otro,…pero abriéndome a que me pueda venir un no a lo que yo quiero y pido.

El Otro es un Otro completo y diverso a mí con su propio deseo,sentir y vivenciarse, que no está aquí para tapar mis «agujeros» o cumplir mi voluntad.

  • Si yo tiendo a intentar cumplir las expectativas del Otro, entro en un movimiento interno de complacencia. Un movimiento que mendiga amor y que si somos honestos y miramos adentro, nos pone de frente nuestra falta de amor a nosotros mismos.
  • Si yo tiendo a buscar que el Otro cumpla mis expectativas, entro en un movimiento de exigencia. Un movimiento que tiraniza, que busca someter al Otro, y que si somos honestos y miramos dentro, esconde una dificultad en atender y responder a nuestras  propias necesidades sin responsabilizar al de al lado.

Y cualquiera de las dos caras de esta  moneda, esconde detrás una profunda inseguridad en uno mismo, es decir, una profunda falta de aceptación para con uno mismo.

QUIEN SE ACEPTA TAL Y COMO  ES, ACEPTA AL OTRO DE IGUAL FORMA.

entenderme

Un conflicto en una relación, es un excelente regalo para revisarme, ver que parte de mi no acepto, integrarlo y volverme más completo.

Elegir esto, si que está en nuestras manos y es lo que nos conecta con nuestro propio poder personal: el de evolucionar y transformarnos.

1 Comment
  • Jorge Olivier Lecha
    Posted at 19:19h, 21 febrero Responder

    Una cosa son las expectativas que tiranía al Uno y al Otro, y otra las ilusiones que germinan cada día…si no las hay es una pérdida de tiempo y energía
    En todo caso siempre nos quedará París!!..La Patria de nuestra autoestima

    Este si que es un tema macanudo, poca un desastre…mucha un desastre para los demás si no la entienden

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: