Niño interior y Autoestima

Niño interior y Autoestima

niño interior y plenitud autoestima

La Autoestima se vincula principalmente a nuestro niño interior. Berne, desde su teoría del Análisis transaccional,  definió el estado del yo Niño como «una serie de sentimientos, actitudes y pautas de conducta que son reliquias de la propia infancia del individuo». (Berne, 1961,1976). Todos los adultos fuimos niños en un tiempo, (aun que no todos los adultos lo recuerden), y ese niño que fuimos nos acompaña en el presente.

autoestima y niño inteior

Nuestro niño Interior es la parte de nuestra personalidad que  aporta  autenticidad, espontaneidad,  creatividad, entusiasmo,  afectividad a nuestro mundo personal. Es la estructura más energetica que nos habita, y la que nos empuja a la acción. También es la estructura que contiene los miedos más profundos y las heridas más dolorosas.

En la medida en la que atendemos a este niño interior, en esa medida establecemos una autoestima sana y creamos bienestar en nuestra vida.

niño interior autoestima

Pero NO SE TRATA ahora de creernos niños y hacer todo lo que nos da la gana para tener una buena autoestima. Primero, por que ya no somos niños.  Y por que si observas bien el mundo de la infancia, el niño requiere de buenos limites para crecer y sentirse seguro, requiere atención y también espacios de libertad, requiere saber que aun que se equivoque seguirá siendo amado, necesita saber y sentir la incondicionalidad. Que pase lo que pase, será digno de amor, que simplemente será querido sencillamente por Ser quien es.

Quizás cuando fuimos niños no aprendimos esta lección. Por diversos motivos. Por diversas circunstancias. Y jugamos a ser adultos ocultando a un niño amordazado, olvidado y en muchos casos maltratados. Pero por nosotros mismos. En silencio.

niño interior y autoestima

Para sanar y recuperar una autoestima saludable requerimos hacer un proceso profundo y mirar a ese niñ@ que fuimos y hacernos cargo de él/ella. Nadie va a venir a rescatarlo. Y culpar a nuestro entorno de su estado, solamente perpetua el conflicto interno y el sufrimiento. Y no nos permite avanzar.

¿QUÉ PODEMOS HACER?

1) Si somos conscientes de que no tenemos una autoestima en condiciones, lo mejor es pedir ayuda profesional (y uno, saber ya sabe cuando esta en ese punto).  Buscar un terapeuta con el que abrirnos poco a poco y que nos acompañe a mirar a nuestro niño interior, que nos ayude a drenar las heridas, a manejarnos en las emociones, con el que establecer un vínculo nuevo de confianza e incondicionalidad y con el que descubramos qué necesita ese niño y  cómo dárselo.

2) DESCUBRIR LO QUE REALMENTE NOS GUSTA. No lo que nos han dicho que nos tiene que gustar. No lo que nos gustaría que nos gustara. Ser honestos con nosotros mismos. Ayuda mucho mirar a nuestra infancia.

3) COMPROMETERNOS CON AQUELLO QUE QUEREMOS SER Y HACER: Ser nuestra palabra con nosotros mismos. Piensa como se pone un niño cada vez que le decimos que vamos a hacer algo con él y luego no lo hacemos. Dolor y desconfianza al canto. Cuando rompemos la palabra con nosotros mismos, patadón que le metemos a la autoestima.

niño interior y autoestima 2

EXISTE DENTRO DE TI UN NIÑO, CON LA CAPACIDAD DE DARTE TODO EL AMOR QUE ANDAS BUSCANDO FUERA.

ÁBRAZALO FUERTE.

No Comments

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: