«Tomas algo para ser feliz?Sí, decisiones» III

«Tomas algo para ser feliz?Sí, decisiones» III

TOMA DE DECISIONES Y EMOCIONES

Una de las creencias que tenemos es que somos seres racionales (legado de Descartes) y es verdad que estamos bastante «mentalizados», nos cuesta contactar con las emociones, nos da miedo sentir, y ser honestos con nuestras entrañas. Paradójicamente, las decisiones desacertadas (por las que hemos pagado precios altos), casi siempre las tomamos desde la emoción. Es más, estas decisiones «emocionales» por lo general, son decisiones para evitar el malestar emocional.

¿Te suena esto?

toma de decisiones

PRIMERA CLAVE PARA TOMAR DECISIONES:

No tomar decisiones cuando estemos en un torbellino emocional.

Recuerda que las emociones son señales de alarma, indican que algo está sucediendo y buscan descargarse para generar equilibrio en el organismo.

LA RABIA. La rabia nos indica que nuestro «territorio» esta siendo invadido. Nos prepara para el ataque. Es fácil tomar decisiones desde este estado, pues es una emoción que nos orienta a la acción. Sin embargo, si no sabemos canalizarla, tiende a ser una emoción que lleva a una acción destructora, por lo tanto, es más que probable que no te lleve al resultado deseado.

LA TRISTEZA. La tristeza es la emoción que nos conecta con la pérdida y cuya función es generar una retirada temporal hasta recuperar el nivel de energia para poder afrontar las diferentes demandas de la vida. La tristeza genera una sensación de vacio, desconexión y de ver el vaso medio vacío, que por lo general juzgamos de «mala», sin darnos cuenta que se nuevo tiene una función autorreguladora para el organismo.

Las decisiones que se toman desde la tristeza, por lo general, buscan tapar ese hueco, o vacío, de manera que interrumpe el ciclo de autorregulación, y genera un estancamiento, una sensación de ni patrás  ni palante. Usar la tristeza como un periodo de recogimiento antes de tomar una decisión, es garantía de mayor exito en la toma de decisiones.

EL MIEDO. El miedo es la señal básica de alerta que tiene el organismo para informarnos de que existe un peligro. Nos prepara para atacar, huir, o nos puede paralizar. La mayoría de las decisiones las tomamos desde el miedo…»para que no pase x…». Tomar decisiones desde el miedo sólo alimenta los miedos que tenemos, y es más, a un nivel inconsciente, genera que suceda aquello que tememos (efecto pigmalión)

LA ALEGRÍA. La alegría es una emoción conectada con la sensación de bienestar. Pero no nos engañemos, como emoción que es, es pasajera. Y todo lo que sube baja. La alegría nos pone las gafas rosas, que está genial, es agradable, pero no es la realidad. No existe la realidad rosa, es ilusoria.Vemos el vaso desbordándose. La alegría está para gozarla mientras nos visita. Sin embargo tomar decisiones desde la alegría (y euforia) puede tener consecuencias también complicadas, por que desde nuestra mirada rosa, perdemos perpectiva de cuestiones claves  para tomar una decisión realista y que nos lleve al resultado deseado.

responder y emociones

SEGUNDA CLAVE PARA TOMAR DECISIONES:

Las mejores decisiones se toman cuando estamos serenos. En nuestro centro. En nuestro Ser.

CONTINUARÁ

1 Comment
  • Jorge Olivier Lecha
    Posted at 13:23h, 04 febrero Responder

    Serenos no quiere decircuito desmotivados, ni sosos, ni desilusionados
    Sino activos por fuera y tranquilos por dentro

    En todo caso se corrige sobre la marcha. La Vida es imparable…Déjate arrastrar!!

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: